jueves, 5 de febrero de 2015

Veladas Literarias "Un Montón de Piedras" - Febrero 2015

Con una asistencia de más de 100 personas y más de 30 participantes se realizó de manera exitosa la presentación número 45 de las "Veladas Literarias - Un montón de piedras” en la sala audiovisual "Alberto Isaac" del Edificio de Talleres de Casa de la Cultura de Colima, evento organizado por la Secretaría de Cultura del Gobierno del Estado de Colima y coordinadas por el Arq. Juan José Murguía Virgen.
Se dieron cita una gran cantidad de aficionados y profesionales a la creación literaria. Poco a poco, durante el transcurso nocturno el lugar fue llenándose de asistentes, que con atención escuchaban a quienes pasaban al frente a compartir sus textos.
Humberto Herrera, Sandy Montaño, Ismael Castillo, Blimel Luna, Salvador Díaz Pineda, Saúl Domínguez,  Laura Rodríguez, Rodrigo Reséndiz Ávila, Vianey Torres, Jorge Figueroa, Paulina Munguía, Thelma Cervantes Ávila, entre otros. fueron algunos de los asistentes que se compartieron esa noche un poco de su creatividad, ingenio y poesía.

A su vez la Velada se engalanó con broche de oro con la presencia de la Artista Plástica Claudia Jazmín Ibarra con el performance "Almadura" que en voz de su creadora nos transmite este mensaje: 

"Somos el resultado de los encuentros y de las experiencias acumuladas a lo largo de nuestras vidas, algunas agradables y enriquecedoras otras tristes y desastrosas. Podría pensarse que la razón de nuestra existencia es "experimentar". Algo así como un "experimento, luego existo".
Pero "experimentar" no resulta ser tan fácil como parece y con el tiempo aprendemos que abrirse a las experiencias conlleva riesgos. Pues no todas las experiencias son gratas y algunos encuentros lastiman demasiado...
Con la intensión de protegernos, nuestro ser fabrica una pequeña coraza por cada herida, por cada tristeza, por cada decepción. Y las va añadiendo hasta lograr una armadura casi física que terminará por pesarnos, aislarnos y hundirnos...
Durante la performance, el espectador que decide intervenir libera uno de los sentimientos que se encuentran al origen de su alma dura. Mi rol es transformarlo en un eslabón y añadirlo al resto, dando vida a una obra cuyo resultado plástico poético contrasta fuertemente con su origen grave. 
La intervención de cada espectador, la realización de su eslabón y la añadidura de éste último simbolizan la liberación, la transformación y la co-creación. 
Pretendo con este acto, repetitivo y único a la vez, formar el drama de la vida en obra de arte.
Mi más profundo agradecimiento a ti, que contribuyes a la existencia y al desarrollo de ALMADURA.
--- Consulta la lista de reproducción para ver los videos de todos los participantes ---