lunes, 23 de noviembre de 2015

Que el mundo sepa tu nombre - Xoho Tarento

El miedo es la locura en tus ojos
te has cansado de barrer el frente
de tu casa bombardeada,
es inútil.
No hayas donde poner tantas bombas
tantos trozos de techos
pedazos de concreto con ojos, 
con manos ancianas y cordones umbilicales.
La justicia y los derechos humanos
son dos mentiras que te han condenado a suerte,
la miseria y la tristeza 
son los perros que te lamen las manos.
Las armas de tus enemigos
son dragones que dejan caer su fuego
en los columpios que mecen a tus hijos,
El maldito soldado con hocico de lobo
arranca la piel de tu espalda a dentelladas 
mientras te sodomiza 
sobre el pecho de una inconsolable tierra, 
ella oculta tu alma entre sus latidos 
mientras sostiene tu cuerpo agraviado.
La balanza es una maldita
que te vuelve suicida  
a nosotros nos cierra los ojos;
nosotros los coleccionistas de guerras
hacemos con sus esperanzas, 
con sus cabezas y brazos
poemas de olvido y los lanzamos mar abajo.
Tú repites una y mil veces tú nombre
mientras eres bestialmente violada, 
cantas que llevas por nombre el mismo
que llevaba la madre de la madre de tu madre,
tallas sobre la desolada tierra el nombre
que tenemos todas las mujeres.
El nombre que te enseñó a escribir tu padre,
el que bajó del abecedario no por ego 
sino para darte el derecho de la sangre viva.
-Xoho Tarento